¡México lindo y relindo!

Andaleeeeeee!!
¡Ya estoy de vuelta después del parón de villancicos y turrones! El siguiente post resume un poquitísimo de lo que han sido unas soleadas, exóticas e inmejorables Navidades 🙂
Mariachis, quesadillas, nachos con guacamole y sobre todo mucha, mucha aventura han hecho de esta época del año, una de las experiencias más bonitas que he tenido. Mi tan deseado viaje a México sin duda ha superado las previas expectativas que tenía y me gustaría compartirlas con todos vosotros en la medida en que las palabras y las fotos puedan describir la cantidad de emociones y sorpresas que he descubierto en este hermoso país.
El pasado y helador 28 de diciembre despegaba mi avión con destino Cancún, Quintana Roo, México (con parada de unas interminables 15 horas en Philadelphia, USA, de esto que ya no sabes ni cómo ponerte). Mi llegada fue recibida, en primer lugar, por un enorme chiringuito en la misma puerta del aeropuerto en el que decenas de recién llegados (en su mayor parte americanos y canadienses) disfrutaban de su primera caipirinha o mohito en tierras mayas; y en segundo lugar, con una ola de calor que me hizo quitarme hasta los calcetines! 🙂
Los dos primeros días los pasamos en Cancún, que para desilusión de muchos no fue para dar saltos de alegría. Los monstruos hoteleros, los resorts de “pulserita” y souvenirs de sombreros de mariachi, se abrían paso en todas direcciones. Aún así, empezamos a coger con gusto la vida del pueblo auténtico mexicano.
Aquí, conocimos a Natasha, procedente de San Francisco que había decidido viajar sola porque pensaba que a sus 26 años ya era hora de salir del país que la vio nacer, y qué mejor que sola y en plenas Navidades. Pues bien, nos fuimos con ella y sus 384732 maletas a buscar un hostal en el que pasar nuestra segunda noche a un precio asequible a nuestro bolsillo.
IMG_4314Con Natasha desayunando en el Mercado 28, Cancún
IMG_4316
IMG_4323IMG_4329Mujer con la vestimenta típica del estado mexicano de Chiapas, uno de los más bonitos (según me cuentan)
Nuestra siguiente parada tuvo lugar en el pueblito de Tulum. Una localidad costera que contrastaba ella misma. Por un lado, contaba con su centro lleno de exóticas tiendas de regalos mexicanos y colorido; por otro, el lado de la playa lleno de campings, pubs, restaurants y “hoteles” que tenían como denominador común las típicas palapas, mucho más de calidad que Cancún; y por ultimo, su área arquitectónica (o ruinas, como no le gustaba llamarlas a los mexicanos autóctonos) que reclamaba el foco de atención de curiosos y estudiosos de la vida ancestral maya.
IMG_4357
IMG_4476Ruinas de Tulum IIIMG_4431 IMG_4367Cantina en la que pudimos ver música en directo y disfrutar de comida mexicana.
Aquí pasamos nuestro mejor fin de año. Las lentejas preparadas por un grupo de backpackers italianas, pizza por parte de unos compatriotas mallorquines, Mezcal (bebida mucho más fuerte que el tequila) y marshmallows quemados al fuego de una hoguera en nuestro campamento hicieron de la última noche del año, una de las mejores experiencias de mi vida. Tranquilamente, fuimos a dormir bajo las estrellas a escasos metros del mar 🙂
IMG_4411IMG_4637 Nuestra tienda. (Ojo, al colchón de debajo y la cubierta que nos dieron la vida cuando hubo una tormenta veraniega)IMG_4642
Hoguera en fin de año rodeada de más backpakers.
IMG_4468 Playa de Tulum
Después de hacer cálculos y rutas, decidimos seguir bajando la Riviera Maya. Siguiente destino: Las Lagunas de Bacalar!! No sabíamos muy bien lo que nos íbamos a encontrar porque no teníamos ni hostel mirado, ni nada de nada. Estuvimos viajando en autobús durante todo el día, hasta que llegamos a un hostal que encontramos en medio del pueblo. A la mañana siguiente, nos plantamos el bañador y toalla y comenzamos a descubrir este humilde pueblo que se nutre del turismo que atraen sus lagunas de superficies que alcanzan lo mismo que hasta ¡¡5 pueblos juntos!! Antes de torrarnos al sol caribeño, nos metimos un buen desayuno en la placita del pueblo (tortas, café y jugo de naranja). Por si no os lo he comentado, allí tanto comer como viajar es suuuuper barato. En este pequeño local nos hicimos amigos de MariLuz, una niña de tan solo 11 años que vendía sus pulseras y camisetas tejidas por ella misma y sus 4 ó 5 hermanos.
IMG_4665Nuestra amiga MariLuz
Cuando nos ibamos camino de la zona de las lagunas, nos dimos cuenta que nos seguía la niña. ¡Se quería venir a bañar con nosotros!  Después de darnos un chapuzón en las aguas dulces de estas lagunas, montamos en una lancha que nos enseñaba los rincones de aquel paraje. Cenotes abiertos, zona de arena terapéutica, islotes de pájaros que iban a dormir únicamente allí. Fue un día genial rodeados de naturaleza 🙂 … si no fuera por que cuando volvimos a la posada ya no éramos blancos de piel, si no que nos habíamos convertido en cangrejos después de una horita al sol sin crema, ¡una mísera hora! 😦
IMG_4509 En la lancha que nos enseñaba las Lagunas con una palapa detrás.IMG_4508
Manantial de BacalarIMG_4503
Cenote descubierto de más de 90m de profundidad.
Al día siguiente recogimos nuestras cosas y mochila al hombro seguimos bajando. Era el momento de cambiar de país 🙂 Compartimos taxi con una señora (que no hablaba) que daba la casualidad que también viajaba a Chetumal, capital del estado mexicano de Quintana Roo, en el que nos encontrábamos, y desde la que posteriormente agarraríamos (no decir coger, que allí significa otra cosa…) un autobús hacía la ciudad de Belize City (Belize, colonia inglesa).
IMG_4518 Mercado de ChetumalIMG_4525 IMG_4526IMG_4532
Autobús que “nos llevaría” a Belize
Para ser sincera, estuvimos organizando la noche anterior cómo llegar a nuestro destino final que sería Caye Caulker (una isla enfrente de Belize City). Había dos posibilidades, la más cómodona: ferry Chetumal-Caye Caulker o la más “divertida” bus chetumal – Belize City y Water Taxi a Caye Caulker. ¡Nos decidimos por la segunda y la verdad es que no nos defraudó! El resultado fue pinchada de rueda en medio de la nada y cambio de autobús, ver cómo es de verdad la capital del mini país y sus alrededores y conocer a personajes muy pero que muy pintorescos.
IMG_4546
IMG_4545 IMG_4544
Hasta que al final, llegamos a Caye Caulker, que sin lugar a dudas, es una de las cosas con las que me quedo de este gran viaje. En esta ocasión también llegamos con la preocupación de que no encontráramos hostal porque habíamos contactado con unos cuantos albergues pero ninguno respondía… ¡Bella’s Backpackers Hostel tenía una litera para nosotros! Llegamos y  enseguida, nos fuimos a recorrer esta mini isla en la que todo, y cuando digo todo es TODO, merecía ser tomado en una fotografía.
IMG_4563
IMG_4566 IMG_4572 IMG_4577 IMG_4579 IMG_4587 IMG_4588 IMG_4589IMG_4591 IMG_4592
IMG_4611
Belikin, una de las cervezas fabricadas en el país de Belize.
He de decir que soy bastante anti rutas y guías turísticas preparadas… pero al día siguiente nos enrolamos en una recomendadísima ruta que nos habían aconsejado amigos mexicanos. Estaba organizada por un personajillo llamado POP’s. Este chico era el “propietario” de una mini isla pegada a Cayo Caulker. Sí, yo también me quedé así :O Este hombrecin era el propietario de una isla que cuidaba él solito con compañía de sus dos blancos y enormes rottweillers. La ruta consistía en pasar el día entero en su lancha haciendo snorkel entre mini tiburones y mantas rayas y fishing en las tranquilas aguas del caribe. Como colofón, preparamos una riquísima cena cocinando la barracuda que habíamos pescado durante el día acompañada de un revuelto de ceviche que también habíamos capturado de las características “conk” de la isla, esa enorme caracola con la que se escucha el sonido de las olas. Toooooooodo buenísimo a la luz de una hoguera que nos permitía conversar y comentar el día con el resto del grupo 🙂 Todo parecía de cuento, hasta que a la hora de volver a Cayo Caulker, ¡¡se nos estropeó el motor de la lancha!! Tuvimos que esperar durante casi una hora, sin luz y siendo devorados por los mosquitos-dinosaurios que residían en la orilla de la isla hasta que vino un colegui de Pop’s a cambiarnos la batería de la lancha. Todo quedó en una anécdota que puso la guinda a este fantástico día.
IMG_4680IMG_4676
IMG_4686
IMG_4700Barracuda que posteriormente acabaríamos cenando 🙂IMG_4704El “gran” POP’s con su presa.
IMG_4705Coleguis australianas y canadienses en la lancha de Pop’s
IMG_4747A los dos días decidimos dejar esta isla de ensueño y volver a subir la Riviera parando en los lugares que nos faltaban por visitar. Dada la “gran” experiencia vivida en el autobús que nos trajo a Belize, decidimos tomar el Ferry de vuelta… Tampoco nos defraudó y alimentó nuestras ansías de aventura debido al temporal que sufría ese día la mar y el ventoral/huracán que parecía que iba a llevarnos volando. Fue una experiencia horrible para alguien que sufra hidrofobia… nosotros por el contrario, no podíamos parar de reir hasta que una ola partió el cristal al lado del cual estaba sentada yo…
Sanos y salvos llegamos a Chetumal. Después de comentar entre risas lo ocurrido con el resto de pasajeros, decidimos tomar un taxi con una pareja de austriacos dirección Tulum para posteriormente, tomar un bus a Akumal, que en idioma maya significa, LUGAR DE TORTUGAS 🙂 La verdad es que el pueblo en sí, no era gran cosa, pero decidimos dormir allí y aprovechar el día siguiente a bucear entre pequeñas y grandes tortugas que convivían con el arrecife de coral. ¡Esto es mejor verlo en fotos!
DCIM101MEDIA
Con Erika preparándonos para comenzar.
DCIM101MEDIADCIM101MEDIADCIM101MEDIA
DCIM101MEDIA DCIM101MEDIADCIM101MEDIA DCIM101MEDIA DCIM101MEDIAMini turttle (5 años aprox)
IMG_4640Grand Cenote (Akumal)
 Después de esta fantástica experiencia, recogimos bártulos y movimos ficha hacía Playa del Carmen donde ya sólo nos quedaban 2 días por estar. Se conoce que esta ciudad hace unos diez años más o menos debió genial. Ahora a mí me dio la impresión de estar en una especie de Puerto Banús. Es una ciudad muy explotada y llena de tiendas de souvenirs y restaurantes enfocados a un turismo de consumo, en su mayoría americanos que quieren aprovechar días de sol y playa. Esos días coincidimos con la realización de un Festival de música electrónica, BMP, con entrada gratuita diurna a los actos en la playa 🙂 por esto también íbamos a tener difícil lo de encontrar techo para dormir. Después de muchas vueltas, nos decidimos por un hostelito regido por un hombrito muy entrañable al que le gustaba mucho hablar y contarnos historias de sus hijos. No era nada caro, pero podría ser más barato, pero los precios habían subido por causa del festival. Disfrutamos nuestra última noche tomando una Pacifíco y disfrutando de música en vivo por un cantautor que versionaba canciones conocidas y que nos envolvía en un ambiente mágico después de pasar un día de tormenta veraniega.
IMG_4651 IMG_4754
Como os he dicho a muchos, no todos los días fueron sol 🙂 Tormenta tropical.
Todo acabó al día siguiente tomando el vuelo Cancún-Philadelphia-Madrid después de un gran desayuno en una taquería mexicana cogiendo fuerzas para las próximas casi 20 horas de viaje.
En definitiva, un gran trip del que me quedo con muchísimas cosas aprendidas, muchas ideas que desarrollar aquí, tanto creativas como maneras de ver la vida, mucha gente buena y sobre todo, la curiosidad de querer seguir conociendo aquellos países tan lejanos pero que merecen tanto la pena adentrarse en ellos y dejar la pulserita del “todo incluido” en casa. 🙂
Os dejo con una playlist de Manu Chao para darle ambientillo al post 🙂

Petonssssssss macus!
Advertisements

2 thoughts on “¡México lindo y relindo!

    • Hola Raphael!

      No, soy española pero he estado visitando este país tan bonito. Muchas gracias por tu comentario!! 🙂 Ah, las tortugas son una gran experiencia!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s